Gobierno Autónomo Descentralizado

Carta abierta

Pablo Rafael Sánchez Ochoa, nació el 24 de octubre de 1953 en la Capital Maicera Del Ecuador – Ventanas, cantón perteneciente a la Provincia de Los Ríos.

Por ahora, no nos centraremos en el plano netamente político, en esta ocasión haremos una remembranza como el ser humano que es, el dominio de su don de gentes, siendo de origen humilde, sus respetables y honorables padres le inculcaron los principios de los códigos de la moral, de la ética y de los valores, sobre todo el respeto a sus semejantes y de mantener un comportamiento humano y de consideración.

Desde muy pequeño, aprendió a amar y valorar el trabajo en la agricultura, no conoce de falsas ni pretensiosas poses, -tampoco se las acepta a terceros-, la sencillez es innato en él, emprendiendo con constancia el trabajo arduo y sacrificado en el campo agroindustrial, siempre está y estará intercambiando y escuchando opiniones, ideas y propuestas con la ciudadanía, sin diferenciar ni menospreciar clases sociales.

Rafael Sánchez Ochoa, es hijo, esposo, padre y abuelo, fiel creyente de la unión familiar no es participe ni comparte la sola idea de que un núcleo familiar se disgregue, tampoco apoya la migración porque él cree en nuestro país y sabe que aquí hay futuro con trabajo duro, pero hay futuro y nuestro porvenir está asegurado aquí.

Ha trabajado como empresario nacional e internacional siempre en el ámbito agroindustrial, por más de 40 años, durante su trayectoria como empresario apoyó y fundó Asociaciones Agrícolas para el desarrollo y crecimiento de esta área productiva y de manera especial para el cantón Ventanas.

Es conocido como un hombre sumamente cristiano, temeroso a Dios, superando exitosamente varios retos tanto de trabajos como personales, durante una larga etapa vio mermada su salud, recuperándose milagrosamente, asegurando que Dios le puso en su destino al asumir el cargo de alcalde de su amado cantón Ventanas.

No tenía pretensiones de participar activamente en la política, pero por su total entrega a la agricultura, al campo, a su gente, a su pueblo, y conocedor de primera mano de las necesidades y dificultades que atraviesan los pequeños y grandes agricultores, aceptó postularse a la Alcaldía del Cantón Ventanas, teniendo afinidad ideológica con el partido que lo proclamo líder  con la finalidad de ayudar también con el progreso y desarrollo de su añorada ciudad.

Siendo elegido el 24 de marzo del 2019 como alcalde con más de 13.000 votos y llevando la ventaja al siguiente candidato con más de 4.000 votos a favor y desde junio de dicho año ocupa el cargo como su principal personero  por el período del 2019 al 2023.

Como primera autoridad municipal, este honroso cargo no lo ha cegado, -porque él no está ocupando dicha posición por casualidad-, -no está en ese cargo porque lo hayan colocado a dedo-, él está ahí porque el pueblo lo eligió, porque el pueblo lo llamó, por esta razón no ha perdido su modestia, y en agradecimiento a la confianza que le prodigó su gente, comparte con ellos sus inquietudes, brindando directamente la atención oportuna con el merecido respeto, altura y prontitud.

Cubriendo las necesidades de los sectores que lo ameriten, ya sean estas en el campo, en las áreas aledañas, en los recintos, o en la misma ciudad de Ventanas, ahí está presente, sus lemas son: “Atender a sus hermanos Ventanéense con cordialidad y amor”, porque “Hemos sido elegidos para Servir y no ser servidos”, “Seguiré trabajando para ver a nuestro cantón más desarrollado y hermoso”, llegar temprano con alegría le satisface cada día para un Ventanas mejor.

Pablo Rafael Sánchez Ochoa, en ocasiones muestra un temeroso rictus, que está revestido de una falsa coraza, pero es comprensible, no siempre se rodeará de personas sinceras, y con esta cubierta él las estará analizando y estudiando para luego discernir y percibir la sinceridad y lealtad de quienes están a su alrededor, llegando a ser muy objetivo, analítico e imparcial.

A Rafael Sánchez, los habitantes del cantón Ventanas en muchas ocasiones lo verán caminando por un parque, conversar con personas aledañas al sector, aceptar invitación a alguna comida que le realicen los habitantes, él es de blue jean y camiseta, así es de sencillo, por eso se ha ganado el aprecio y el respeto de sus conciudadanos, si tiene que majar lodo lo hace, si tiene que usar el machete, o el gancho y el garabato lo agarra, no tiene problemas en comer en algún “agachadito” del cantón, porque él es “pueblo”, porque él no es un advenedizo recién llegado, él se hizo con su gente.

Pablo Rafael Sánchez Ochoa, está sumamente preocupado por la falta de trabajo de los agricultores, de la gente del pueblo, hay personas que todavía no han tenido la oportunidad de estudiar porque no tienen los recursos, está buscando viabilidades que puedan traer instituciones educativas, extensiones universitarias para los jóvenes bachilleres, a quienes se les dificulta salir de sus recintos, o propiamente del cantón Ventanas y trasladarse a las grandes ciudades para cumplir con sus sueños de trabajar en el campo con verdaderos conocimientos técnicos, académicos y profesionales, y no seguir trabajando, labrando y regando la tierra empíricamente.

Lamentablemente con mucho pesar, como es de conocimiento público, una terrible pandemia mundial como es el Covid-19, también conocido como Coronavirus, afectó a nuestro país, y no se salvó de ello nuestro querido cantón Ventanas, el alcalde  Rafael Sánchez Ochoa, estuvo presente en todo momento, unido con su gente, sintió el dolor y pesar de su pueblo por la pérdida de sus seres queridos, lloraba con su gente, no sabía cómo retribuir y aminorar ese indescriptible dolor.

Les entregó a su pueblo medicinas, dinero, canastas con productos alimenticios, no dejó sin trabajo a sus colaboradores y allegados, en toda esta etapa de crisis pandémica siempre estuvieron al día en sus mensualidades, apoyándolos en todo contexto social en esta terrible circunstancia, que afectó no solamente al individuo contagiado, afectó a la familia, afectó a la comunidad en general, dejando secuelas terribles de eliminar y olvidar a largo plazo, aún hay personas que están siendo tratadas psicológicamente por la pérdida de sus familiares o de seres queridos, o porque fueron sobrevivientes de este mortal virus.

Rafael Sánchez Ochoa, en su ambicioso afán de transformar a Ventanas en un potencial y próspero cantón, ha entregado a sus habitantes obras públicas, asfaltado donde están los caseríos y las guardarrayas, de las calles y caminos lastrados de los barrios urbanos y a los recintos y parroquias, con la finalidad de brindar un mejor estilo de vida a la comunidad Ventanéense, ha cumplido con el arreglo de 40 kilómetros de carreteras en todos los recintos; el recinto Santa Rosa de la parroquia Zapotal pronto tendrá su sistema de agua.

Ha cumplido con la adquisición de equipos y maquinarias para el sector agrícola, la mayoría de ellos han sido adquiridos utilizando su propio peculio, -esto es lo de menos-, él lo que desea es cumplir con su misión, la transformación de su amado cantón, que lo vio nacer, crecer y convertirse en el hombre honesto y respetable que es hoy en día.

Como es de suponer el alcalde del cantón Ventanas, no se ha olvidado de la juventud, no los ha dejado a un lado, y apoya con constancia y vehemencia a los deportistas, y a través del GAD de Ventanas se encuentra trabajando en la mejora de los accesos a la cancha de fútbol del sector Juan Montesdeoca y en otros sectores que hay encontrado al hombre que también ama el deporte.

A la gente de su pueblo, a su cantón Ventanas, como mensaje les manifiesta “Que siempre tengan fe, en Dios primero, y de ahí que sigan teniendo confianza en su alcalde”, estamos para trabajar, para el progreso, para el desarrollo y para el bienestar de nuestro cantón.

Continuarà…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.